martes, 11 de junio de 2013

Momento de contemplación

Cataratas de Iguazú

Hay maravillas naturales en el mundo que merecen poemas y más.
Estuve hace un mes en Iguazú, tomé esta foto y me hice pequeña luego de ver tanta belleza y poder por parte de la naturaleza.

Me dije a mí misma, nos creemos dueños del mundo, pero apenas dueños de nosotros mismos. Fui poseída un instante por aquellas aguas que caían con toda su fuerza, de manera salvaje y quise explicar lo que veía en las redes sociales, pero no sabía cómo.

Finalmente, salí del encanto y leí este poema:




Maravilla Natural:
Garganta del diablo

Permite que tu alma sea saciada
con la belleza impar de este paisaje
que aunque el mundo recorras en tus viajes
nunca podrás hallar, como esto, nada.

El bien y el mal dinámico y cambiante
encontrarás aquí desde su nombre,
lleva en tu humilde corazón de hombre, 
un mensaje verídico y constante.

Medita y siente la emoción profunda
contemplando el vibrante paroxismo
que de brumas eternas se circunda.

Y no intentes describirlo con tu voz
solo inclina la frente ante este abismo
que es el espejo de la palabra de Dios.

Alfonso Recciutto
- Al pie de las Cataratas de Iguazú 


Y esta fue la respuesta a mis pensamientos, valga repetir:



"Y no intentes describirlo con tu voz


solo inclina la frente ante este abismo


que es el espejo de la palabra Dios"


domingo, 9 de junio de 2013

Momento de valorar las culturas

La cultura nació de la imaginación.





Y la imaginación fue adquirida cuando nuestra especie descendió del homo erectus.

Nuestros antepasados crearon el arte del paleolítico en base a una necesidad mágica de querer expresarse.

Y de ellos nacen muchas culturas que hasta el día de hoy conviven entre nosotros.

"Todos somos hermanos y hermanas, todos venimos de una misma línea genética
Todos tenemos la misma agudeza intelectual, y debemos invertir en esa genialidad" es lo que dice el antropólogo Wave Davis.

Él, que ha viajado a lo largo y ancho del mundo en busca de distintas historias nos dice que todos los pueblos son distintas visiones de la vida misma.

Nombramos así distintas habilidades del ser humano, que son el desarrollo de nuestra genialidad basados en nuestra necesidad:



- Hombres en la Polynesia que pueden nombrar 250 estrellas en conjunto 
- Gente especialista en Hawai, dueños de la sabiduría de leer las olas y saber si es buen tiempo para lanzar su canoa, o qué tan alto llegarán.
- Exploradores que pueden seguir el rastro del río hacia el mar
- Pueblos en Perú que agradecen a la Tierra con ofrendas, y que creen que si no hacen esto, se quedarán sin una buena cosecha.
- La genialidad de la construcción de Machu Picchu y su reloj solar, la dirección de sus construcciones, cómo encaja el río que lo rodea y que recorrió su "dios" a la hora de construir el mundo con la Vía Lactea.
- La paciencia de la gente de occidente que cree que con sus oraciones cumplen con mantener en equilibrio el mundo.

En esta charla de TED se escuchan frase como:

""La ciencia occidental es rapuesta mayor a las necesidades pequeñas"

"no podemos aferrarnos a la estúpida ilusión que la vida es estática y predecible"

"la ignorancia puede ser superada"

Todas ellas dichas por sabios en cada una de sus comunidades y que los ha llevado a vivir en paz y armonía.

Y si todas estas creencias nos parecen burdas o innecesarias, debemos tener en claro que cada costumbre de cada pueblo nace como una necesidad por comprender el mundo. Ellos a su manera le dan un sentido a su vida y lo transmiten a los de su alrededor. No nos debemos dejar llevar tanto entonces, si no comprendemos estas costumbres y nos parecen absurdas, en lo que hacen las comunidades, sino la calidad de sus aspiraciones.

Su fe perseverante, que los lleva a mantenerse vigentes a su manera y respetados por su comunidad.

La sociedad industrial tiene apenas 300 años de antigüedad, y estos pueblos no son intentos fallidos hacia la modernidad, sino un claro ejemplo de que la genialidad del hombre se desarrolla a distintos niveles y podemos ser buenos en lo que querramos. Solo debemos proponérnoslo. Invertir esa genialidad humana en tecnología, y en ayudar a nuestro planeta.

Nos divierte y pagamos por ver películas de millones de dólares, donde se muestran cientas de hipótesis de nuestra destrucción, de la llegada de extraterrestes, de la forma en que la Tierra pasó a ser un planeta sin condiciones para la vida humana. Invirtamos más en proyectos que demuestren cómo salvar la Tierra. Estos legados, estas culturas, deben seguir creyendo y estar convencidas de que aportan al mundo, no solo sus creencias, sino sus valores, fe en lo que creen. Estoy hablando de ejemplos de vida, valores que pueden ser aplicados por cualquiera de nosotros. Se trata de ser felices, más allá de los bienes que tengamos. Se trata de tener un propósito en la vida, y de transmitir eso a nuestros hijos, es un viaje a la eternidad. Porque si lo hacemos, nunca seremos olvidados. 

viernes, 31 de mayo de 2013

Momento de salvar nuestra cultura mundial

Comencemos con datos cruciales que hacen notar el desafío que involucra poder rescatar nuestra cultura, y no hablo del un país, sino de la riqueza de nuestra cultura humana:

  • De las 6000 lenguas que se hablan en el mundo, 3000 no las hablan los niños
  • Esto significa que bastará una generación más para que nuestra cultura se vea reducida a la mitad.
  • Cada dos semanas un anciano muere llevandose a la tumba la ultima palabra hablada y toda una cultura

Este fotógrafo, Phil Borges, recorre el mundo captando lo mejor del mundo en imágenes. Con ello me refiero a la cultura.

Aún cuando sigue siendo ilegal tomar fotos en Tibet, sobre todo a todo aquello asociado al Dalai Lama, él se atrevió a mostrar fotos de rostros conmovidos por la trsiteza y el enorme sufrimiento que involucra vivir en un país azotado por las fuertes nevadas, donde actividades como la agricultura, ganadería, hilandería de lana poco colaboran en forjar su economía. Esto lo convierte en un país con una economía frágil, pero lleno de cultura.
Cada vez que Phil tomaba una foto, ellos las sostenían muy fuerte contra su pecho o frente, como si en cada foto se contuviera el alma de las personas.
Más sorprendente sobre todo fue el mensaje que le transmitió un tibetano al joven fotógrafo que se ganaba la vida, tomando fotos y obteniendo a cambios historias sobre coraje y humildad por parte de los tibetanos.




"Trata a tus enemigos como si fueran joyas preciosas, porque son tus enemigos los que forjan tu tolerancia y paciencia en el camino hacia la iluminación"


Los tibetanos ya comprendieron que la violencia como un arma ante un problema político y de derechos humanos es algo que no no funciona. Deberíamos anotar eso entre los tips a seguir para tener un mejor estilo de vida.

Esto llevó a Phil a continuar su viaje por el Amazonas, donde conoció gente que puede ver, sentir y oír cosas que uno normalmente no escucha. Y con la misma minuciosidad se arman de valor para defender su territorio y mantener alejados a todos aquellos que quieran extraer su petróleo.

Son culturas distintas, que tienen mucha riqueza no solo en sus estructuras o edificaciones,  como las que dejaron hace mucho tiempo los antiguos pobladores de Machu Picchu, pero que poco sabemos debido a que no tenían escritura, sino que mantienen lo atractivo de su riqueza  en su habla y en algo tan simple como es conversar con ellas y aprender nuevas historias.



De aquí nace la idea de reunir jóvenes de las comunidades de todo el mundo para que vivan una distinta experiencia, invitarlos a viajar a zonas lejanas, sin mucho acceso a la educación a la que estamos acostumbrados, lejos de las tecnologías, pero llenos de historias. 
De esta manera, se les enseña a plasmar sus vivencias, que valen tanto como el oro, y con la ayuda de profesores, se les brinda educación basada en aprender a fotografiar y aprender a crear videos para rescatar sus culturas.

La idea es no perder de vista sus vivencias, y dejarlas grabadas como tesoros de la humanidad. No podría habérsele ocurrido a otra persona, sino a un fotógrafo apasionado de la fotografía que ama compartir vivencias con el mundo.

Luego de esto, proyectan los videos creados dentro de sus comunidades para que ellas mismas aprecien lo grandioso de su sociedad. Pues es muy distinto ver lo que vives a diario desde un punto de vista distinto, en este caso de jóvenes que dan lo mejor de sí cada vez que tienen la oportunidad de dar un gran paso adelante. Los convierte de simples jóvenes a comunicadores mundiales de cultura.

En la fotografía de la derecha se ve jóvenes de Ollantaytambo, Perú, a quienes se les ha presentado por primera vez un ordenador (laptop). Se ve el entusiasmo con que miran este aparato de fama mundial pero que no ha llegado aun a su pueblo.
Lo que quiero que comprendan, es lo aislado que se encuentran muchas veces estos pueblos y que por ello se pierde en muchos casos la oportunidad de retransmitir la sabiduría que guardan. 






"Darle voz a los niños"

Phil, con la ayuda de muchos jóvenes de distintas partes del mundo están haciendo una tarea motivadora, ejemplar que podría salvar a nuestra humanidad.
Guardar cada memoria e imágenes de un mundo que más allá de decir que seguimos destruyendo, podemos salvar.
Porque estos recuerdos y fotos de cada rincón de "pueblito", vale tanto o más que los artículos de colección que cuestan millones en las subastas.
Aquí está la historia que tanto nos esmeramos por conservar en libros, ahora electrónicos.
No dejemos que una vez se pierdan no solo las especies en peligro de extinción, sino aquellos senderos que una vez caminamos y parecían tan comunes. Que guardaban una leyenda y que hoy ya no existen.

Solo démosle un poco más de sentido a nuestra vida y volvamos a creer. ¿Es que acaso no valen millones aquellos secretos medicinales que guardan las selvas de Sudamérica? Sin embargo no se trata solo de pensar en valores monetarios. Se trata de APRECIAR lo que tenemos, esta cultura y sus personas son parte del mundo. 
Si no valiera la pena, jóvenes no emprenderían viajes largos a Nicaragua para aprender algo más. Se trata de darle otro sentido a nuestra vida, viviendo nuevas experiencias y volviéndonos gracias a ello más sensibles y darle más valor a nuestro mundo. No es posible que jóvenes de países industrializados vivan englobados en su burbuja sin saber si quiera dónde queda el Océano Pacífico (30% de jóvenes de un país indutrializado), como lo demuestra un estudio de la National Geographic.

Apoyemos este proyecto y conoscamos un poco más de lo que quiero transmitir con el siguiente video de TED:

video








martes, 28 de mayo de 2013

Momento difícil: un médico admitiendo que él también se equivoca

Y es que al fin y al cabo, todos somos humanos.

Nadie es perfecto, aun aquellos que tienen en sus manos las vidas de otros seres imperfectos.

En este video conmovedor, se refleja la valentía de un médico que admite sus errores, que no terminan en un despido del trabajo, o en una mala nota, sino en la pérdida de vidas humanas.

Muchas veces en el fondo creemos que son los médicos los que estudian la carrera más difícil, los que se queman las pestañas más años y que son por ello mejor pagados. Pero así también, muchas veces obviamos la gran tarea que dejamos en sus manos, y como todo ser humano, está en ellos equivocarse y aprender de sus errores.
Solo que estos errores, pueden ser irremediables y tan fatales como desencadenar la muerte.

"Desde que nacemos estamos condenados a morir" - y es cierto, pero más allá de ello, estamos condenados a una fugaz existencia que puede acabar en cualquier momento. Y nacemos humanos, imperfectos, incompletos, nos pasamos el resto de la vida buscando algo que nos llene, buscamos a Dios, buscamos una profesión que no solo nos de dinero, sino que colabore con la sociedad. Y esa es la labor de muchos médicos, que como Brian Goldman buscan hacer un bien.

¿Pero quién no se ha equivocado a lo largo de su carrera? Quién no hizo una mala inversión y perdió millones de dólares para su empresa y fue ¿despedido, quizás?

Para un médico, y esto lo he escuchado por primera vez, escuchar las palabras: "Se acuerda usted..." de tal persona, y que le comuniquen que ese paciente que apenas parecía recuperarse hace unas horas, ahora está al borde de la muerte y tristemente, en algunas ocasiones llegue a caer a ese eterno abismo funeral es lo peor que le puede pasar. Más triste aun esto no pasará solo una vez, sino que muchas. Porque la carrera de un médico que comete errores sin mala intención nunca acaba, se extiende, y estos "pequeños errores" no salen a la luz, se culpa al organismo de cada ser humano y se dice que no se sabe cómo puede reaccionar.
Pese a ello, es el médico quién finalmente convence a la familia para no ser denunciado con estas excusas. Pero ahí no acaba todo.

Queda la esa soledad inmensa que recae en el médico, pues siente el rechazo de sus compañeros. Se siente aislado. 

"Porque no se trata de que el médico haga algo mal, sino que el médico es MALO"


Frente a estos errores tontos, pero garrafales, como todo error en la vida, el médico logra sobreponerse. Pasan los meses. El médico se siente mejor. Y vuelve a equivocarse. Una vida más perdida.


"24000 mil canadienses mueren anualmente por errores evitables. En EEUU, mueren 100000"


video



Los errores:


Son omnipresentes. Siempre están ahí. Es fácil escuchar a otros hablar de los errores del resto, pero ¿hablar de tus propios errores? Más difícil aún de errores que cuestan vidas. 

Este doctor tuvo la valentía  de hacer frente a esta audiencia de TED, no solamente para decir que es humano y se equivoca, no solo para aclarar que los médicos no son perfectos pese a conocer cada libro de anatomía de memoria.

Él vino a dar un mensaje mucho más intenso. Que a pesar que siempre nos equivoquemos, y pidiendo perdón por eso (es como pedir perdón por ser humanos, razonables, pero asimismo equivocarnos. Es que olvidamos que somos humanos incompletos e imperfectos), hay algo que podemos hacer y esto es desentrañar el problema como debe ser. Crear un sistema donde médicos, más allá de seguir escondiendo sus errores y haciéndole creer al mundo que "son perfectos", compartan sus errores, sus historias, y gritar fuerte con toda la impotencia que los invade cuando se equivocan:


"MIREN! no cometan el mismo error"


Necesitamos una cultura médica redefinida. Esforzarnos por aprender de los sucedido, no volver a cometer el mismo burdo error y ser recompensados por ello. 



lunes, 27 de mayo de 2013

Momentos musicales que nos salvan la vida


"El verdadero poder de la música"


Es así como Ji-Hae Park nombra aquello que fue su salvación.

En el transcurso de la vida, nos solemos sentir muchas veces abatidos, conociendo bien las razones o sintiendo simplemente que algo nos falta. Más allá de ello, frente a este estado de ánimo, nos esforzamos y podemos hasta desesperarnos tratando de encontrar aquello que logre sacarnos de esa depresión.
Algunos encuentran la solución en el apoyo de un ser querido, otros en algún tipo de pasatiempo, otros viajan, algunos buscan apaciblemente un lugar para pensar. Cada uno de nosotros es un universo, y la forma en que le damos solución a nuestros problemas es única. Por ello, este caso es uno excepcional que nos muestra la forma en que una violinista de fama mundial, ganadora de un disco de oro con su interpretación clásica fusionada con rock, pudo salir adelante, y hacerle frente a una depresión y soledad que poco a poco la consumía.

No, este no es un largo comentario de otro video más de TED.



Esta es una nota que resume la palabra salvación. Y es que muchas veces la salvación puede estar en aquello que nos apasiona. Para esta violinista la solución fue empezar a interpretar piezas que sonaban en su corazón.

video



"La música me devolvió el alma"


Y así, durante todo el vídeo nos da una muestra de lo intenso de su música, y quién sabe, quizás también refleje lo intenso que fue su dolor. Ella solo le dio una oportunidad más de ver el mundo desde otro punto. Y así no solo cambió su dolor interno por la satisfacción que le da la música, sino que también cambió el mundo de muchos, dando una satisfacción aun más eterna que quedará grabada en cada CD y concierto que ha ofrecido, quedando en la memoria y el corazón de muchos.





viernes, 3 de mayo de 2013

Momento de huir de las diferencias

EL CONFLICTO ENTRE COREA DEL NORTE Y COREA DEL SUR SE REMONTA A 1945. LA PENÍNSULA COREANA VIVE UNA SITUACIÓN DE INESTABILIDAD POLÍTICA DESDE HACE MÁS DE 60 AÑOS


A pesar de sus muchas declaraciones de "paz firmadas", y sin dejarnos llevar solo por los últimos conflictos presentados entre estos países que tienen poblaciones relativamente parecidas físicamente, que sin embargo sufren, y digo sufren porque pareciese una enfermedad,  de diferencias extremas que escapan de una cultura legendaria y admirada como lo es la cultura asiática.

Aquí, un testimonio encontrado entre los archivos de TED sobre Hyeonseo Lee, una jovencita que si vemos se nos haría difícil saber cuál es su procedencia. ¿Asiática? Sí claro. Pero no basta con ello. Si le preguntamos, ella dirá:



"No tengo un país que pueda llamar con orgullo mío"





Esta frase resentida resume un poco su trágica historia.






Nació en Corea del Norte y creía que todo iba bien en su país. Que las personas eran buenas, no sabía mucho del mundo occidental, pero sí tenía claro que América, Corea del Sur y Japón eran sus amigos.



video



A los 7 años vio su primera ejecución pública pero siguió pensando que las cosas iban bien.
Todo cambió cuando recibió la carta de un colega de su hermana anunciando que los daba por muertos una vez que esa carta llegara a su destino, que eran las manos de la pequeña Hyeonseo. Luego de leer la horrorosa frase, levantó la vista y vio a su familia tendida en el suelo muriendo poco a poco de hambre. No habían ingerido nada hace 2 semanas. 

Esto paralizó por completo su pequeño cuerpo y decidió que no podía vivir así.

Los detalles de su huida de Corea del Norte a China son secretos. Pero ahí no terminó todo, su sufrimiento, y he ahí el resentimiento, se extendió a medida que su familia no corría la misma suerte que ella. 
De niña vio muchos cuerpos tendidos en los límites de Corea del Norte, en el río específicamente; no podía permitir que su familia tomara esos riesgos a la hora de huir de su país donde todos parecían más que pobladores, unos presos.


Desde donde se ubicaba mandaba dinero a sus parientes hasta que este fue interceptado de manera injusta por las autoridades de su ex-país.

No logró ver a su familia en 14 años. Tuvo que sacar más de 5 veces a sus padres de prisión en el proceso de huir de Corea, ya que una vez interceptado el dinero todo ellos tenían que, naturalmente como dicen las leyes, ir a prisión. Para ello gastó todos sus ahorros sobornando a autoridades.

A todo esto, ¿qué necesidad hay de oprimir de esta manera a nuestros habitantes? Es que acaso solo algunos deben correr con su poca suerte para huir de un gobierno con el cual no están de acuerdo. No sé cuáles sean tus pensamientos de gobierno Corea del Norte, ni de qué manera tu cultura legendaria, que sin embargo sigo admirando por las muestras de coraje y valentía, influya en esto. Pero queda claro que resentimientos antiguos, obsoletos, sigan marcando el pensamiento de toda una nación hambrienta, y hambrienta además de progreso que no vendrá si testimonios como este siguen saliendo a la luz. Y más triste aún, que veamos que no hay un cambio revertido en la historia. El pasado no se cambia, no se borra ni se edita; pero el presente puede remendarlo y superarlo.


“Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá”

-Harold Macmillan-

jueves, 18 de abril de 2013

Momento de elegir el hemisferio derecho

Raro título, ¿verdad? Me refiero a elegir el lado derecho de nuestro cerebro a la hora de proyectarnos al mundo.


Nuestro cerebro está definitivamente dividido en dos partes: 

El hemisferio derecho y el izquierdo.
Sin embargo este artículo va más allá de hablar de dos partes iguales que pertenecen a un mismo órgano.
A pesar que estos dos lados lucen muy parecidos, podemos asegurar sin mucho reparo que estas dos partes se diferencian y mucho, atreviéndonos a decir que tienen distintas personalidades.
El lado derecho, es el lado de la ilusión, el lado por el cual almacenamos nuestros sentimientos, desarrollamos el amor por el arte, concebimos el mundo de otra manera. Si vamos por la calle y vemos un rostro familiar, y pensamos: "a esta persona ya la he visto antes", se debe a que nuestro lado derecho está reaccionando, relacionando las formas de sus facciones o los sentimientos encontrados con esta  persona alguna vez. Sin embargo, el recordar el nombre de esta misma corresponderá al lado izquierdo. Y es que el hemisferio izquierdo procesa la inforamación de manera analítica y secuencialmente, paso a paso. Se encarga de relacionar el habla, la escritura, la numeración, las matemáticas y la lógica. Nos permite descomponer un problema y analizarlo para llegar a la solución.

Resumido: el lado derecho es el lado que para en la luna, dejándose llevar por los colores, los sentimientos, las formas artísticas de la vida, lo lindo de las melodías, aquel que te hace vagar en clases a la hora de pensar cómo te sentiste ayer que viste a esa persona de nuevo involucrada en tu vida. El lado izquierdo, por otro lado, es aquel que me hace pensar en mí como estudiante de tal carrera, con tal promedio, con tantos cursos que me faltan, aquel lado que me ayuda a calcular la nota que necesito para aprobar tal curso o la meta en dólares que tiene que alcanzar la empresa para que yo pueda ascender.

Si bien es cierto que ambos lados son distintos, ambos viven de forma paralela dentro de nosotros pues se necesita un equilibrio entre estos hemisferio para hacer mejor las cosas. Ninguno de ellos es más importante que el otro. 

Pero, ¿y si uno de ellos se te perdiera?. No significa que tengas solo la mitad del cerebro, sino que podría suceder que sufras un derrame por alguno de los lados. Alucinante. Así lo describió Jill Bolte Taylor, quien perdió el hemisferio izquierdo de su cerebro de la noche a la mañana y dejó de ver las formas como las vemos, sino que veía un mundo rodeado de píxeles, donde se sentía un ser enorme y capaz, lleno de energía que no podía reconocer los límites de su cuerpo. 
Durante horas no fue capaz de reconocer ni las letras, ni el código de nuestro lenguaje, mucho menos los números. Ella, una científica pudo describir en sí misma un fenómeno peculiar llamado derrame cerebral. Y digo peculiar porque fue un estudio basado en su propia experiencia.
Aquí el video:

video

Esta mujer, nos narra su experiencia de manera intensa, pidiéndole a sus oyentes que sin dejar de usar el lado izquierdo, y sin necesidad mucho menos que les suceda lo que le pasó a ella, sean capaces de utilizar aún más su lado derecho.  
"No eres lo que tienes, solo eres lo que das" dice la canción, y esto se reflejará en la manera que nos relacionemos con el resto, motivando al mundo a cooperar con nosotros para hacer una revolución y hacer de este un mundo más apacible y sensible ante las necesidades de todos. Dejándonos cautivar por las cosas sencillas que nos ofrece la vida, por un momento grato, por una buena compañía.  

Esta será la base para emprender grandes proyectos, el lado izquierdo se apoya en el lado derecho. Si hacemos las cosas basadas en buenas intenciones para con la sociedad, tendremos éxito seguro. Si bien es cierto que a veces incluir "al resto" como solemos llamar a los demás, es un tema arriesgado porque no siempre este "resto" coopera de manera efectiva en el logro de metas, y el que terminan dando más resultamos siendo solo nosotros y el beneficio termina siendo para todos.
Esto parecerá injusto, y de hecho, motivará a varios a desistir de seguir tomando en cuenta ese lado derecho, ese lado que nos termina perjudicando por volvernos tan buenos.
He aquí donde se rompe el equilibrio, debemos ser por ello consciente y analizar bien cada decisión.

Pero si hay motivos para usar nuestro lado derecho es para emprender un viaje, o dejar de lado a veces la rutina y dedicarnos a apreciar a nuestros seres queridos, como amigos, la familia. Empezar a hacer las cosas que nos gustan, observar no solo atardeceres, sino observar con más cuidado aquellos momentos que nos hacen felices, como una simple salida con tu mejor amiga, el saludo del amigo que no frecuentas hace mucho. Momentos que por instantes dejemos de ver como "wow" ¡qué momento!, pero que una vez que nos hacen faltan empezamos a valorar.
No querremos un día despertar y sentirnos tan solos, sin una llamada o sin un mensaje de texto. Sin una visita. A estas alturas, podemos decir que eso sería mil veces peor que un derrame cerebral, al cual esta mujer le sacó provecho y hoy comparte su testimonio dando paso a la reflexión citada en este blog.
Gracias Jill por tus palabras de aliento.