viernes, 31 de mayo de 2013

Momento de salvar nuestra cultura mundial

Comencemos con datos cruciales que hacen notar el desafío que involucra poder rescatar nuestra cultura, y no hablo del un país, sino de la riqueza de nuestra cultura humana:

  • De las 6000 lenguas que se hablan en el mundo, 3000 no las hablan los niños
  • Esto significa que bastará una generación más para que nuestra cultura se vea reducida a la mitad.
  • Cada dos semanas un anciano muere llevandose a la tumba la ultima palabra hablada y toda una cultura

Este fotógrafo, Phil Borges, recorre el mundo captando lo mejor del mundo en imágenes. Con ello me refiero a la cultura.

Aún cuando sigue siendo ilegal tomar fotos en Tibet, sobre todo a todo aquello asociado al Dalai Lama, él se atrevió a mostrar fotos de rostros conmovidos por la trsiteza y el enorme sufrimiento que involucra vivir en un país azotado por las fuertes nevadas, donde actividades como la agricultura, ganadería, hilandería de lana poco colaboran en forjar su economía. Esto lo convierte en un país con una economía frágil, pero lleno de cultura.
Cada vez que Phil tomaba una foto, ellos las sostenían muy fuerte contra su pecho o frente, como si en cada foto se contuviera el alma de las personas.
Más sorprendente sobre todo fue el mensaje que le transmitió un tibetano al joven fotógrafo que se ganaba la vida, tomando fotos y obteniendo a cambios historias sobre coraje y humildad por parte de los tibetanos.




"Trata a tus enemigos como si fueran joyas preciosas, porque son tus enemigos los que forjan tu tolerancia y paciencia en el camino hacia la iluminación"


Los tibetanos ya comprendieron que la violencia como un arma ante un problema político y de derechos humanos es algo que no no funciona. Deberíamos anotar eso entre los tips a seguir para tener un mejor estilo de vida.

Esto llevó a Phil a continuar su viaje por el Amazonas, donde conoció gente que puede ver, sentir y oír cosas que uno normalmente no escucha. Y con la misma minuciosidad se arman de valor para defender su territorio y mantener alejados a todos aquellos que quieran extraer su petróleo.

Son culturas distintas, que tienen mucha riqueza no solo en sus estructuras o edificaciones,  como las que dejaron hace mucho tiempo los antiguos pobladores de Machu Picchu, pero que poco sabemos debido a que no tenían escritura, sino que mantienen lo atractivo de su riqueza  en su habla y en algo tan simple como es conversar con ellas y aprender nuevas historias.



De aquí nace la idea de reunir jóvenes de las comunidades de todo el mundo para que vivan una distinta experiencia, invitarlos a viajar a zonas lejanas, sin mucho acceso a la educación a la que estamos acostumbrados, lejos de las tecnologías, pero llenos de historias. 
De esta manera, se les enseña a plasmar sus vivencias, que valen tanto como el oro, y con la ayuda de profesores, se les brinda educación basada en aprender a fotografiar y aprender a crear videos para rescatar sus culturas.

La idea es no perder de vista sus vivencias, y dejarlas grabadas como tesoros de la humanidad. No podría habérsele ocurrido a otra persona, sino a un fotógrafo apasionado de la fotografía que ama compartir vivencias con el mundo.

Luego de esto, proyectan los videos creados dentro de sus comunidades para que ellas mismas aprecien lo grandioso de su sociedad. Pues es muy distinto ver lo que vives a diario desde un punto de vista distinto, en este caso de jóvenes que dan lo mejor de sí cada vez que tienen la oportunidad de dar un gran paso adelante. Los convierte de simples jóvenes a comunicadores mundiales de cultura.

En la fotografía de la derecha se ve jóvenes de Ollantaytambo, Perú, a quienes se les ha presentado por primera vez un ordenador (laptop). Se ve el entusiasmo con que miran este aparato de fama mundial pero que no ha llegado aun a su pueblo.
Lo que quiero que comprendan, es lo aislado que se encuentran muchas veces estos pueblos y que por ello se pierde en muchos casos la oportunidad de retransmitir la sabiduría que guardan. 






"Darle voz a los niños"

Phil, con la ayuda de muchos jóvenes de distintas partes del mundo están haciendo una tarea motivadora, ejemplar que podría salvar a nuestra humanidad.
Guardar cada memoria e imágenes de un mundo que más allá de decir que seguimos destruyendo, podemos salvar.
Porque estos recuerdos y fotos de cada rincón de "pueblito", vale tanto o más que los artículos de colección que cuestan millones en las subastas.
Aquí está la historia que tanto nos esmeramos por conservar en libros, ahora electrónicos.
No dejemos que una vez se pierdan no solo las especies en peligro de extinción, sino aquellos senderos que una vez caminamos y parecían tan comunes. Que guardaban una leyenda y que hoy ya no existen.

Solo démosle un poco más de sentido a nuestra vida y volvamos a creer. ¿Es que acaso no valen millones aquellos secretos medicinales que guardan las selvas de Sudamérica? Sin embargo no se trata solo de pensar en valores monetarios. Se trata de APRECIAR lo que tenemos, esta cultura y sus personas son parte del mundo. 
Si no valiera la pena, jóvenes no emprenderían viajes largos a Nicaragua para aprender algo más. Se trata de darle otro sentido a nuestra vida, viviendo nuevas experiencias y volviéndonos gracias a ello más sensibles y darle más valor a nuestro mundo. No es posible que jóvenes de países industrializados vivan englobados en su burbuja sin saber si quiera dónde queda el Océano Pacífico (30% de jóvenes de un país indutrializado), como lo demuestra un estudio de la National Geographic.

Apoyemos este proyecto y conoscamos un poco más de lo que quiero transmitir con el siguiente video de TED:

video








No hay comentarios:

Publicar un comentario